Platja d’Aro: la Conexión con el Templo de Girona

Platja d'Aro beach, a well known tourist destination (Costa Brava, Catalonia, Spain)

Periódicamente van apareciendo por todo el planeta distintos puntos que, por sus magníficas condiciones naturales, pasan a ser lugares de referencia para el ciclismo. En la última década, Girona es uno de esos emplazamientos

Carreteras que recorren terrenos donde la naturaleza es el denominador común, con posibilidades para optar por distintos tipos de exigencia a la hora de planificar la ruta, muy bien conectados con el resto de Europa y al mismo tiempo, aislados del resto del mundo. Esas son las carreteras de Girona.

El número de ciclistas y triatletas profesionales de todas las nacionalidades que tienen su residencia establecida en Girona es en estos momentos innumerable. Allí preparan tus competiciones, hacen concentraciones con sus equipos y disfrutan al mismo tiempo de la tranquilidad de una zona tranquila.

Platja d’Aro, además de todas las virtudes de Girona, cuenta con esa puerta abierta al Mediterráneo que además le confiere un toque aún más especial, conectada además con otro punto de referencia esencial en la Costa Brava catalana: Palamós, un puerto de obligada visita para cualquier ciclista que pedalee este punto de Girona.

temple girona

Roses: Territorio Dalí

roses platja

Genio. Así es como se puede definir a Salvador Dalí, el artista catalán que se inspiraba en los paisajes de su Costa Brava natal, combinando sus luces, su Mediterráneo y su historia, como él solamente sabía hacer, con la perspectiva del que tiene una visión de la realidad más allá de la que el resto puede percibir.

La unión de la parte más brava del mar Mediterráneo con sus calas y terrenos montañosos fue un punto de referencia para el genio y puede ser también el descubrimiento constante para aquellos que desean pedalear esa parte de la costa de Girona.

Cada pequeño pueblo es una gran historia en las páginas de la historia de Cataluña y puede ser un gran descubrimiento para cada ciclista que serpentee por esas carreteras que juegan sin parar al sube-baja, al izquierda-derecha-izquierda con el que ir dibujando con las dos ruedas el mapa de la Costa Brava, el territorio de Dalí.

roses ciclisme 2